El testimonio de Paula

Me llamo Paula, tengo 47 años. En el control anual, en diciembre 2018, aparecieron en la ecografía dos nódulos En la mamografía no se vió nada raro.

Llevé los resultados a la ginecóloga, quien propone controlar en un par de meses. Un poco temerosa por asunto, le propongo hacer una interconsulta con especialista en mama y me hace la derivación.

Una semana después, la especialista palpa nódulos y ganglio. Y empiezan los estudios, todos con la  leyenda de «urgente», acelerando así todos los turnos. Otra ecografía, punción y luego resonancia, tomografía y centellograma.

El diagnóstico fue en el medio del enojo y griterío de las especialistas, porque iba a un lugar a hacerme eco y mamo que no les gustaba, que no tenía buena definición y que hacían mal los informes. Desconocía que el lugar era malo, mi ginecóloga nunca lo objetó. No tenía porqué saberlo.

El 18 de enero me hicieron la punción y el 22 de enero fallece un hermano de cáncer de páncreas, con casi dos años de tratamiento. Fue terrible. Pensé que en pocos años el cáncer iba a arrasar con toda la familia, hoy puedo reírme de semejante pensamiento catastrófico.

Me fue difícil compartirlo con la familia, en el medio de tanto dolor, pero ¡lo que no mata fortalece!. El apoyo de mis hijas es enorme, cada uno en la familia aporta lo suyo, padres, hermano, cuñadas y sobris. Amigas incondicionales, Ale, Juli y Marce en la primera hora, y luego se fueron sumando más amigas!.

Creo que el diagnóstico, en lo personal, siempre es inoportuno, y creo que desde el sistema de salud el trato se puede mejorar mucho. Ya terminé el cuarto ciclo con las drogas más fuertes y en una semana arranco con 12 «infusiones» que me prometieron serán con menos efectos. Y por si a alguna le sirve (ojalá que a muchas), podemos aprender a palparnos y detectar un nódulo; y además de ir a la ginecóloga anualmente, podemos  ir a la especialista en mamas para controles más específicos de manera anual, aunque no haya antecedentes.

El cáncer te reestructura la cabeza, un día estás renegando por el friz del pelo y otro agradecés poder acceder a la quimio y vomitar «como un chancho», al decir del oncólogo. Gracias por el espacio para compartir estas vivencias.  

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s